Dietas para adelgazar: El mito de la eliminación de las grasas

Cuando decidimos comenzar a cambiar nuestros hábitos alimenticios, lo primero que pensamos es en las famosas dietas para adelgazar que nos hablan de ¡cero grasas! Pero, ¿se resolverían todos nuestros problemas de peso con tan solo eliminarlas de nuestra dieta?

En realidad la respuesta es totalmente contraria, las grasas son necesarias para el cuerpo. Ellas forman parte importante de una dieta saludable y equilibrada.

Sin embargo lo que pocos saben, es que estudios recientes han demostrado que las grasas no son del todo culpables de la gordura, como nos han hecho pensar durante mucho tiempo.

Definitivamente, debes saber que el tipo de grasas a consumir para bajar de peso son las llamadas grasas buenas. Ellas, representan una aliada a la hora de luchar contra las enemigas número uno de todos los que queremos adelgazar: las grasas malas.dietas para adelgazar naturalmente

¿Por qué son importantes las grasas en las dietas para adelgazar?

Las grasas son una parte importante de una dieta saludable. Ellas proporcionan los ácidos grasos esenciales, mantienen nuestra piel suave, nos brindan vitaminas liposolubles y son una gran fuente de combustible que nos da energía.

Las grasas malas, son llamadas trans. Estas son las que deben evitarse, pues obstruyen las arterias de todo el cuerpo. Contrariamente, las grasas buenas son ricas en ácidos grasos omega-3, fundamentales en la salud del corazón.

Las organizaciones relacionadas con la salud, recomiendan la ingesta del 10% de calorías con grasas en adultos. El problema reside en que la mayoría de las personas tenemos una dieta alta en grasas.

Aproximadamente del 34% al 40% de nuestras calorías provienen de la grasa. ¿Por qué? Debido a que el sabor es delicioso y están ampliamente disponibles en nuestro catálogo de alimentos.

Las grasas mejoran los sabores de los alimentos y dan a nuestra boca esa sensación maravillosa que es tan satisfactoria al paladar. Es entonces necesario educarnos a nivel de hábitos alimentarios.

Si eliges consumir los tipos adecuados de grasas no solo bajaras de peso, sino que determinaras uno de los factores más importantes en la reducción del riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

Grasas buenas Vs. Grasas malas

Comencemos con las grasas no saturadas o grasas buenas. Las grasas insaturadas incluyen ácidos grasos poliinsaturados y grasas mono insaturadas.

Este tipo de grasas cuando se consumen con moderación y se utilizan para reemplazar las grasas saturadas o trans, pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol y los niveles de triglicéridos.

Se encuentran principalmente en los aceites vegetales y constituyen la clave para bajar de peso en las dietas para adelgazar.

Otros alimentos en los que están presentes, son los frutos secos, las almendras, maní, nueces o avellanas. Consumir aproximadamente 30 gramos diarios, será suficiente para los requerimientos necesarios.

Sin embargo, si lo que deseas es quemar grasas rápidamente, puedes elegir algún suplemento indicado para la pérdida de peso, como Pure Cambogia Ultra. Este producto, 100% natural funciona como acelerador del metabolismo, ya que actúa como un quemador de grasas.

Otras grasas buenas son los omega-3, cuyos beneficios se encuentran en el salmón, trucha, bagre, así como en la linaza y las nueces. Siendo el pescado el que contiene el tipo más eficaz de ‘cadena larga’ de omega-3. Por tal motivo, se recomienda comer 2 porciones de pescado cada semana.

En cuanto a las grasas trans artificiales, podemos decir que son ampliamente usadas en las frituras, glaseados, productos horneados, margarinas, etc. Estas grasas no son las saturadas, pero se consideran más peligrosas.

Las grasas saturadas también se consideran malas. Estas se encuentran en las carnes grasas, embutidos, quesos grasos, leche entera, etc. Resultan altamente peligrosas para el colesterol, y deben consumirse con moderación.

¡Lee las etiquetas!

La mejor manera de mantenerse a raya con las grasas y tener éxito en las dietas para adelgazar, ¡es convertirse en un lector de etiquetas!

En ellas, encontraras datos nutricionales asi como también toda la información que necesita para tomar decisiones saludables. Elige alimentos bajos en grasas, y en lo posible que no tengan grasas saturadas o trans.

Sin embargo, debes estar atento a aquellos productos que dicen ser ‘libres de grasas’, pues pueden llegar realmente a tener hasta 0,5 gramos de grasas trans por porción.

Por tal motivo, te dejamos algunos consejos para ayudarte a reducir la cantidad total de grasas en tu dieta:

  • Elija una dieta rica en granos, frutas y verduras.
  • Intenta probar la comida vegetariana, con un montón de frijoles, por lo menos una vez a la semana.
  • Selecciona productos lácteos que sean descremados o bajos en grasa.
  • Prueba tus comidas con aderezos para ensaladas ligeros o prepáralos tu mismo.
  • Reemplaza las salsas de mayonesa por vinagres, mostazas y jugo de limón.
  • Trata de usar aceites líquidos insaturados, como el de canola o de aceituna, en lugar de mantequilla o margarina.

Leave a Reply