Tratamiento facial: alternativas en casa y al alcance de tus manos

Nuestra piel es el principal órgano de sensualidad, tacto y belleza, además nuestra carta de presentación, la cual revela nuestra salud, edad y hasta nuestro estado de ánimo. Ella nos protege de los agentes nocivos, mantiene nuestra temperatura corporal, regula el intercambio celular de agua, oxígeno y minerales… además de resguardarnos del exterior. Es por esto, que debemos aprender a mantenerla y compensarla. Así que, ¿por qué no mimarla con un buen tratamiento facial?

Existen muchas formas de mantener nuestra piel sana, especialmente la piel de nuestro rostro, que es una de las más delicadas y la primera en señalarnos el paso de los años…

La piel de nuestro rostro se encuentra expuesta cada día a diferentes factores. Estos aceleran el envejecimiento, por lo que debemos prestarle especial atención. Existen formas de contrarrestar los múltiples daños ocasionados por la exposición al sol, la contaminación e incluso la mala alimentación.tratamiento facial casero

De esta manera, han nacido múltiples productos en el mercado, tratamientos químicos e incluso otros con algo más de tecnología. Uno muy común es la radiofrecuencia facial. Sin embargo la mayoría son extremadamente costosos. Por lo que una alternativa viable y al alcance de tus manos es un tratamiento facial, mientras que al mismo tiempo empleas remedios caseros para las arrugas. Éstos, te ayudarán a mantener la salud de la piel de tu rostro sin necesidad de invertir mucho dinero.

Tratamiento Facial con Hielo

El tratamiento facial con Hielo  es una alternativa natural muy popular por la forma tan efectiva en la que tonifica y rejuvenece la piel cada día. Es un tratamiento oriental extendido a lo largo del mundo para todas las mujeres que desean cuidar su piel y mantener su juventud sin invertir mucho dinero.

El tratamiento se basa en frotar hielo por encima de todas las líneas del rosto en la mañana y la noche. Esto hidrata, evita la aparición de arrugas prematuras y tonifica la piel de tu rostro.

En líneas generales, el tratamiento facial con hielo es idóneo para:

  • Eliminar las manchas del rostro y prevenir el acné.
  • Rejuvenece la piel, ya que estimula la circulación de la sangre.
  • Tonifica y refresca la piel del rostro sin ocasionar efectos adversos.
  • Previene los puntos negros, ya que cierra los poros.
  • Combate las ojeras y desinflama los ojos hinchados.

Para que los resultados sean visibles, debes realizar este tratamiento de forma constante, convirtiéndolo en una rutina diaria de belleza.

La forma correcta de aplicar este tratamiento facial es la siguiente:

  1. El primer paso es realizar una limpieza profunda de la piel del rostro, dejándolo totalmente libre de maquillaje.
  2. El hielo debe envolverse en una toalla limpia de algodón, ya que no debe colocarse directamente sobre la piel.
  3. Se debe frotar el paño por todo el rostro, manteniéndolo dos minutos en cada parte.

Otro aspecto importante en el proceso es realizar movimientos circulares a lo largo del área de la mandíbula, la frente, las mejillas, la nariz y la barbilla.

Finalmente, se recomienda aplicar al final del tratamiento un tónico facial natural.

Tratamiento Facial Completo: Limpieza, exfoliación, vapor y una mascarilla.

En primer lugar, debes lavar tu cara, orejas y cuello, eliminando totalmente el maquillaje.

El segundo paso, es exfoliar la piel. Puedes hacerlo frotando azúcar en todo el rostro con las yemas de dos de tus dedos y con movimientos circulares.

Esta limpieza y exfoliación debes concentrarla en las áreas problemáticas: en la frente, barbilla, alrededor de la nariz y en las zonas en las que generalmente se acumulan las bacterias y la grasa.

A continuación debes enjuagar bien toda la cara, esto con la finalidad de que no se seque exageradamente la piel.

El siguiente paso  de este tratamiento facial es humectar la piel con vapor. Puedes hacerlo llenando el lavamanos con agua tibia, remojando una toalla pequeña y pasándola por el rostro con suaves toquecitos. Otra forma es hervir agua en una olla, y luego de apagar el fuego colocas la cara encima de esta por unos cinco minutos aproximadamente.

Finalmente, prepara una mascarilla natural dependiendo del tipo de piel

Si tu piel es seca, bate dos claras de huevo con dos cucharadas de yogurt natural, luego aplica la mezcla, déjala accionar por diez minutos y enjuágate con agua, para luego colocar sobre la piel una toallita humedecida con agua tibia.

Si es grasosa: debes mezclar dos cucharaditas de jugo de limón con una taza de fresas, cuatro cucharadas de miel y dos claras de huevo. Aplícala sobre la piel de tu rostro, deja que actúe por diez minutos y enjuaga con agua fría.

Finalmente si tu tipo de piel es mixta: mezcla tres cucharadas de agua de rosas con dos cucharadas de miel y dos de yogurt. Debes calentar la miel por tres segundos antes de mezclar todos los ingredientes, luego aplícala en la piel, deja que actúe por diez minutos y enjuaga con abundante agua tibia.

Así pues, esperamos que desde hoy comiences a consentir y cuidar tu piel, eligiendo el Tratamiento Facial que más de ajuste a tus necesidades y ayudes a divulgar esta información, compartiendo este link. Conseguir una piel saludable y radiante es sólo cuestión de proponértelo…

Leave a Reply